Diversas son las opciones de inversión que permiten la obtención de visados de inversor (Golden Visa), visados de residencia que permiten moverse sin ningún tipo de limitación dentro del espacio Shengen, no obligan a residir en España sin embargo en caso de querer hacerlo es posible e incluso habilitan a trabajar.

Una de las opciones más de inversión más conocida es la inversión inmobiliaria, no obstante existen muchas otras que pueden llegar a ser tan o más atractivas, como es la inversión en un proyecto de negocio de una empresa española que sea calificado por el Ministerio de Economía español como de interés para el país, el ejemplo más claro de ello es la inversión en un startup del sector tecnológico.

De acuerdo al último estudio del Instituto de Valoraciones, España es líder frente a la recuperación inmobiliaria del Sur de Europa, dicho Instituto ha analizado las principales tendencias del sector inmobiliario en Europa, así como sus efectos dentro del mercado español. España encara 2018 en tendencia alcista: se prevé que la inversión en real estate siga creciendo por encima del 4%. La compraventa de viviendas subió el pasado octubre en España más del 25% respecto al año anterior, según el Instituto Nacional de Estadística. De esta forma, el mercado inmobiliario español lleva en auge unperiodo de 6 meses consecutivos, situándose en zonas metropolitanas cerca de valores máximos tras la crisis. En el análisis realizado por el Instituto de Valoraciones, el crecimiento se produce tanto en viviendas de obra nueva, donde avanzó casi un 30%, como en las de 2ª mano, con un alza del 25%. En consecuencia, la presión compradora empieza ya a traducirse en la escasez de suelo en zonas consolidadas. De cara a 2018, el Instituto de Estudios Económicos (IEE) prevé que la inversión en real estate en España siga creciendo por encima del 4% gracias, principalmente, a la inversión en vivienda.

Según estas estimaciones, podemos determinar que la inversión inmobiliaria en España sigue siendo una opción segura, no obstante para el potencial inversor chino implica ciertos problemas. Para solicitar el visado la compra debe estar materializada e inscrita, por tanto el dinero debe haber llegado a España, lo que no siempre es fácil ni mucho menos rápido, en parte debido a las restricciones del Gobierno Chino para evitar la fuga de capital del país y vinculado a ese obstáculo, los controles respecto al blanqueo de capitales a los que están obligados tanto los bancos como las inmobiliarias y los asesores legales españoles. No basta con salvar el control chino sino que debe respetarse el hilo que permite hacer un seguimiento adecuado del capital para acreditar el origen del dinero y cumplir con la normativa europea de prevención de blanqueo de capitales.

Existen como decimos otras opciones de inversión que evitarían estas demoras y obstáculos, como es el caso de la inversión en proyectos de interés para España, o inversiones en Venture Capital. El primer beneficio es que en estos casos el visado se obtiene con la aprobación del proyecto y la acreditación del capital (sin necesidad de que este capital se encuentre ya en España). Por otro lado el importe puede ser significativamente inferior al medio millón de euros necesario en la inversión inmobiliaria, si la inversión de 250.000€ supone para el proyecto la inyección de capital necesaria para que él mismo salga adelante y de el espaldarazo definitivo a la startup, será suficiente.

Debe valorarse también la posibilidad de que tratándose de una inversión en una compañía del sector tecnológico es posible que el Gobierno chino autorice la misma y por tanto se eliminen las restricciones a la transferencia de capital al exterior, ya que puede considerarse que dicha inversión va a revertir en un beneficio futuro para la economía china, algo que en ningún caso se considera en el caso  caso de inversiones inmobiliarias. Todo ello permitirá la obtención del visado de inversor en un plazo menor y disponer de 1 año de margen para poder llegar a materializar la inversión y solicitar la residencia definitiva.

Por supuesto el inversor en Venture Capital asume riesgos, por ello es importante una correcta protección de ese Venture Capital.

Entendemos por Venture Capital básicamente el nombre dado al capital de riesgo orientado a las primeras etapas de la vida de la compañía, tales como la fase seed, startup y hasta aproximadamente los primeros 3 a 5 años de vida. Su crecimiento se debe a diversos factores, tanto relativos a la compañía como al inversor:

  • Es una excelente forma de financiación alternativa a los préstamos bancarios.
  • Además de la inyección de capital, hay otros beneficios para los emprendedores, como la señal al mercado de que un tercero observó suficiente potencial como para invertir, una red de contactos y la transferencia de conocimiento de la empresa, ya sea sobre el sector, o sobre la gestión de la empresa.
  • La valoración de la empresa parte de un business plan y no de un estado actual. Por lo que si el plan de negocio es realmente bueno, puede conseguir una mayor inversión.
  • La tasa de retorno para el inversor puede ser muy alta y a corto plazo.
  • De los puntos anteriores, los 3 primeros apuntan a una serie de ventajas para el emprendedor y el último para el inversor. Sin embargo, para conseguir dicha rentabilidad se asumen riesgos.
  • Los riesgos que generalmente se observan en los proyectos son: que el equipo no sea el ideal, que la idea no se pueda materializar, que aunque se materialice, no haya mercado, etc., y su resultado puede ser la pérdida total o parcial de la inversión realizada.

Para proteger al venture capital, en la medida de lo posible, de la pérdida de su inversiónexisten diversas fórmulas legales y de gestión. Por supuesto, la primera medida será elegir un proyecto con referencias y que se encuentre ya en una fase media de desarrollo, una buena y correcta asesoría a la hora de elegir el proy cto de inversión es esencial, pero existen otras medidas legales y de gestión recomendadas, aquí algunas de ellas:

1. Crear políticas de transparencia y accountability que permitan un flujo de información económica y de gestión periódica, que deberán de estar incluidas dentro del pacto de socios.
2. Incorporar pactos de permanencia y exclusividad al equipo emprendedor.
3. Aunque haya pactos de permanencia, siempre puede darse el caso de que uno de los fundadores se retire del proyecto, por lo tanto hay que establecer supuestos detallados de good y bad leaver, que prevean la valoración por la compra de su participación en cada caso.
4. En el mismo caso del punto anterior, ante la salida de algún miembro del equipo emprendedor, crear cláusulas de confidencialidad, no competencia y no captación.
5. Establecer el business plan como hoja de ruta y estableciendo hitos medibles en fechas ciertas. De esta forma se puede ver si hubo desviaciones al mismo, que en caso de ser negativas, puedan permitir al venture capital salir de la empresa. Para materializare este punto se necesitará establecer cuando menos 2 cosas:

1. Put option (opción de venta): que permita al venture capital vender su participación a los fundadores por mismo precio de su adquisición.

2. Como es posible que el equipo emprendedor no cuente con la liquidez suficiente para pagar la put option, se deberá reforzar con garantías sobre los activos de la empresa.En contrapartida, si hay desviaciones positivas, se pueden establecer stock options a favor de los emprendedores como una forma de recompensar e incentivar el cumplimiento de los hitos.

Algunas de las fórmulas anteriores pueden ser bastante agresivas y no siempre será posible incluirlas, pues dependerá de la posición negociadora de cada parte, pero en todo caso es recomendable ser prudente en su inclusión, pues la relación con el equipo emprendedor es fundamental para que el negocio sea fructífero para ambas partes.


Autores: 

Ma Eugenia Blasco Rodellar
Directora Área Movilidad Internacional

Julio Menchaca Vite
Abogado Área Corporate

La entrada Opciones de inversión en España que permiten obtener Golden Visa aparece primero en Diario Jurídico.

Fuente: Diario Jurídico