Un abogado planteó la necesidad de aplazar una audiencia verbal justificándose en la necesidad de realizar otras diligencias judiciales.

El requerimiento no prosperó. Las observaciones fueron dadas dentro del marco de un fallo reciente de la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia.

En el caso en cuestión, la Sala Civil respaldó la decisión de un juez  que negó el aplazamiento de la audiencia de instrucción y juzgamiento en un proceso civil, que había sido solicitado con anterioridad por un abogado para asistir a otra diligencia judicial.

Vale la pena recordar que los profesionales de Derecho están supeditados al régimen del artículo 159 del CGP respecto de las causales de interrupción procesal cuando acaece su muerte, enfermedad grave o privación de la libertad; inhabilidad, exclusión o suspensión del ejercicio profesional.

Efectivamente el art. 159 del Código General del Proceso dispone que el proceso o la actuación posterior a la sentencia se interrumpirá por las siguientes causas:

  1. Por muerte, enfermedad grave o privación de la libertad de la parte que no haya estado actuando por conducto de apoderado judicial, representante o curador ad lítem.
  2. Por muerte, enfermedad grave o privación de la libertad del apoderado judicial de alguna de las partes, o por inhabilidad, exclusión o suspensión en el ejercicio de la profesión de abogado. Cuando la parte tenga varios apoderados para el mismo proceso, la interrupción solo se producirá si el motivo afecta a todos los apoderados constituidos.
  3. Por muerte, enfermedad grave o privación de la libertad del representante o curador ad lítem que esté actuando en el proceso y que carezca de apoderado judicial.

El juez destacó la particularidad de este tipo de audiencias en procesos verbales, donde son necesarias ininterrumpidamente las destrezas legales de los abogados.

El alto tribunal fue concluyente en la interpretación del código procesal, señaló que el CGP dispone categóricamente que “no se podrá aplazar una audiencia o diligencia, ni suspenderla, salvo por las razones que expresamente autoriza la ley”.

A pesar de lo dispuesto por la Corte, la corporación judicial dejó en claro que el ordenamiento jurídico tiene en cuenta el hecho de que puedan suceder acontecimientos especiales, repentinos, que resulten imprevisibles e irresistibles y que no hayan sido previstos expresamente por la legislación (al no encuadrar en algunas de las hipótesis señaladas como causantes de la interrupción), y que igualmente impidan a los abogados representantes  asistir a las diligencias comprometidas.

Octavio Augusto Tejeiro, magistrado de la Corte Suprema de Justicia, reconoció en el fallo que un accidente o noticia de carácter calamitoso de última hora, que si bien es cierto no aparecen “tipificadas” en el mencionado artículo 159 del Código General del Proceso, sí exige un análisis especial a la luz de  los principios generales del Derecho, como lo es, por ejemplo, que nadie está obligado a lo imposible.

De lo expuesto se concluye que  de ningún modo sería válida jurídicamente la excusa, para incumplir el compromiso de los letrados de concurrir a una audiencia, el hecho de coincidir con otra diligencia. En ese caso, siempre habría motivos para suspender una audiencia.

Fuente: Diario Jurídico

La entrada La CSJN impide a abogado aplazar su audiencia porque tenía que hacer “otras diligencias judiciales” aparece primero en Diario Jurídico.

Fuente: Diario Jurídico