Firman convenio Gobierno de la Ciudad de México y núcleos agrarios para coordinar acciones en favor del suelo de conservación.

El suelo de conservación es un importante patrimonio natural de la ciudad, que brinda “servicios ambientales” centrales para la sustentabilidad, como la captación e infiltración de agua al manto freático, la regulación del clima, el mejoramiento de la calidad del aire, el mantenimiento de la biodiversidad endémica de la cuenca, entre otros.

El Gobierno de la Ciudad de México en conjunto con 35 núcleos agrarios, firmaron el convenio de coordinación para la Política Ambiental del Suelo de Conservación, su protección y preservación, así como de los bosques de la capital con la finalidad de que dueños de las tierras no abandonen el campo.

La mitad de la capital del país es suelo de conservación y el 70% de ese territorio le pertenece a ejidatarios, comuneros y pequeños propietarios, a los que se apoyará con mil millones de pesos. La mitad del recurso de destinará a los bosques, y la otra mitad se etiquetará para la producción agropecuaria, técnicos y zona patrimonial.

La vertiginosa urbanización de la ciudad en los últimos 50 años impactó tanto en la cantidad como en la calidad del suelo de conservación. No sólo se disminuyeron kilómetros cuadrados de suelo de conservación sino que la definición tardía y escasamente vigilada de dichas áreas, han desprotegido el equilibrio ambiental.

Ese equilibro perdido se tradujo en la extinción de flora y fauna endémica en la cuenca, la cual es difícil estimar, ya que tampoco se tiene registro de lo que se tenía ni de lo que aún queda.

Se invertirán mil millones de pesos cada año para preservar el suelo de conservación y se abrirán canales de comercialización entre productores y consumidores.

Claudia Sheinbaum Pardo,  Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, informó que ya no se requerirá de intermediarios y que los recursos llegarán directo a los propietarios, productores, núcleos agrarios y brigadistas.

Los principales objetivos que tiene este convenio son: terminar con la burocracia en la repartición de los recursos, que exista transparencia, que se cuente con brigadistas elegidos por las asambleas de los núcleos agrarios, quienes cuidarán los bosques. Asimismo, tendrán equipamiento para prevenir y acabar con incendios, y herramientas para la  rehabilitación y reforestación.

La directora general de la Comisión de Recursos Naturales de la Secretaría del Medio Ambiente, Columba López Gutiérrez, detalló que el programa estará subdividido en tres componentes:

1) “Cuautlán” (“Conservación del Bosque”): tendrá una inversión de 445 millones de pesos y se integrará a través de las brigadas comunitarias, a cargo de la prevención y combate de incendios, la reforestación y la restauración, la vigilancia forestal comunitaria, el saneamiento forestal para el control de plagas, limpieza y saneamiento, la vigilancia comunitaria, mantenimiento y la barrera física para la contención de la mancha urbana.

2) “Centli” (“Maíz”): 425 millones para el fomento productivo del desarrollo rural sustentable, para productores, agrícolas y pecuarios. Incluirá el turismo sustentable, la regeneración y restauración de tierras ociosas y deterioradas. Se impulsarán esquemas innovadores de comercialización; y se establecerán 3 centros de acopio y venta de productos del área agrícola del suelo de conservación.

3) “Nelhuayotl” (“Raíz”): 30 millones de pesos, y es el ingreso para la conservación y fomento del patrimonio cultural, la habilitación y mejora de espacios bioculturales.

Fuente: Gobierno Ciudad de México

La entrada Inversión histórica en suelo de conservación aparece primero en Diario Jurídico.

Fuente: Diario Jurídico