La figura del Compliance Officer está tomando cada vez más relevancia en el panorama empresarial español. No en vano, la Ley exige a todas las empresas, y en especial a las entidades financieras, la presencia de al menos un Responsable de Cumplimiento Normativo en su equipo.

El objetivo es garantizar que se cumplen las buenas prácticas tanto internamente como de cara al público y hacia clientes. Aunque no debemos olvidar que todas las empresas, no solo las financieras, están sometidas a un control regulatorio que se torna más exhaustivo cada año.   

compliance officer - diario juridico

¿Es necesario que todas las compañías cuenten entonces con un Compliance Officer? ¿Qué es exactamente este rol y por qué es imprescindible para las organizaciones hoy en día? Comprendiendo el papel que desempeña, podremos constatar que tiene gran importancia no solo ahora, sino  durante los próximos años.

En primer lugar, podríamos definir el Compliance Officer, Oficial de Cumplimiento o Responsable de Cumplimiento Normativo, como la persona encargada de velar por el cumplimiento de la Ley en una empresa, organización o institución, así como de asegurar la prevención de los riesgos y perjuicios.

A los Compliance Officers se les confía el control sólido y continuo de las actividades de la organización, tanto interna como externamente, para evitar daños en forma de crisis reputacionales, corrupción, blanqueo de capitales, fraudes y otras malas prácticas.

La Confianza, aspecto clave

He utilizado el verbo confiar porque, precisamente, la figura del Responsable de Cumplimiento Normativo se sustenta sobre el pilar de la confianza. Por un lado, confianza por parte de los responsables de empresas y organizaciones, que delegan gran parte de la seguridad y reputación de su compañía en manos del equipo de Compliance. Por otro lado, ese mismo equipo de Cumplimiento Normativo, debe tener un alto grado de confianza en la organización en la que trabajan.

Esta última afirmación puede parecer contradictoria. ¿Por qué debería confiar el Compliance Officer en que se cumplirá con las normativas y Leyes en la organización? ¿Acaso no es su trabajo?  Un Responsable de Cumplimiento Normativo da la cara por su organización y se encarga de velar por el cumplimiento en todo momento de la normativa aplicable a la compañía y el negocio, trabajando siempre con el convencimiento de que así será.  

Entre sus funciones, este Responsable indica aquellos puntos que deben ser enmendados y alerta de posibles riesgos e irregularidades derivados de la actividad empresarial, lo que exige un gran compromiso de cohesión, transparencia y lealtad para alcanzar el bien común.

Precisamente hablando de transparencia y de lealtad, la presencia de un Compliance Officer en el equipo favorece el compromiso corporativo con las buenas prácticas de cara a construir una sociedad más justa y responsable.

No obstante, no se debe confundir nunca la responsabilidad del Compliance Officer que implica su rol dentro de la organización con su responsabilidad penal. Es decir, el Responsable de Cumplimiento Normativo vigile no garantiza que obligatoriamente se cumplan las normas

Precisamente, es el principal reto al que se enfrentan los Oficiales de Cumplimiento Normativo. En la actualidad no están bien delimitados sus límites a la hora de rendir cuentas, un debate alimentado por diversidad de opiniones.

Si bien es cierto que, por necesidad contractual, las funciones, responsabilidades y expectativas de cada puesto en concreto se suelen definir con éxito desde el primer momento ¿qué ocurre en la puesta en práctica, cuando el Compliance Officer descubre una irregularidad? En ese momento, aunque no se responsabilice a este Responsable de lo ocurrido, sí se le suelen pedir explicaciones y su imagen profesional es puede ser cuestionada.  

Retos de un buen Compliance Officer

No es trabajo nada fácil, pues, ser Responsable de Cumplimiento Normativo. Es un puesto sumamente exigente y son muchos los retos a los que se enfrenta como profesional.

Además del reto de la responsabilidad penal, un Compliance Officer, por definición, debe ser una persona responsable, con una fuerte ética laboral y un alto grado de honestidad; alguien inmune a influencias y presiones de cualquier tipo.

Igualmente, debe estar informado mejor que nadie, no solo de las leyes y regulaciones, sino también de la empresa a la que da servicio. Por ello, es esencial que estemos ante una persona con don de gentes, proactivo y que sepa trabajar en equipo, ya que deberá hacerlo con varias áreas de la empresa, así como mantener una buena comunicación con todas ellas.

Y, por supuesto, otro reto al que se enfrenta el Compliance Officer es el de prestar especial atención al detalle y ser riguroso en todo momento, ya que son numerosos los controles e informes de los que debe estar al tanto.

Al igual que debe estar informado, el Responsable de Cumplimiento Normativo debe actualizar continuamente sus conocimientos debido a que continuamente surgen cambios normativos y nuevas legislaciones acordes con el avance tecnológico y los retos que encuentran las empresas en un ámbito globalizado. Una formación que fue válida para desempeñar el puesto durante varios años puede quedarse obsoleta con una sola nueva directriz. Por ello, el Compliance Officer no puede nunca dejar de aprender.  

El Compliance Officer del futuro será un profesional 360º

Además, de todo lo descrito anteriormente, gracias a mi experiencia y lo que observo y hablo con los clientes cada día, estoy convencido de que el Responsable de Cumplimiento Normativo del futuro será un profesional 360º.

Los profesionales de Cumplimiento Normativo no se limitarán solo a estudiar Leyes y verificar que todas las directrices se cumplen en una empresa. La tendencia es que aporten mucho más: un criterio y una asesoría personalizada que solo ellos pueden dar.

Serán profesionales 360º porque deberán tener relación con distintas áreas de la organización y poseer conocimientos de todas ellas: desde el departamento legal a la alta dirección, pasando por auditoría, contabilidad o prevención del fraude, entre otros. Todos son ámbitos en los que los Compliance Officers trabajarán a diario de manera interdisciplinar.

No podemos olvidar que, para realizar sus funciones, estos profesionales deberán ser expertos en nuevas tecnologías. Los avances tecnológicos aseguran mayor eficacia y precisión, además de una mejor gestión del riesgo.

Pero, además, la tecnología es un reto para los departamentos de Compliance ya que todo avance supone un reto legislativo que hay que conocer para mitigar los riesgos. Por ello, la tecnología se convierte en un factor diferencial para el profesional, tanto en la mejora de sus habilidades como nuevo campo de conocimiento.

¿Será la figura del Compliance Officer valorada en mayor medida dentro de las organizaciones? Por supuesto. Ante una regulación cada vez más estricta, el Responsable de Cumplimiento Normativo será clave para empoderar a las empresas y que éstas avancen con éxito de la mano en un entorno cada vez más cambiante. Ahora bien, ¿será sencillo su rol en la empresa? Nada más lejos de la verdad: un puesto esencial conlleva una gran exigencia profesional que solo los mejores profesionales podrán asumir.  


Autor: Roberto de la Cruz. Director General de CompliOfficer

avances tecnológicos -diario juridico-Roberto de la Cruz es Ingeniero Técnico de Telecomunicaciones por la Universidad Politécnica de Madrid y Master en Banca y Finanzas por el IEB. En 2015 fundó la compañía RiskMS, dedicada al desarrollo de soluciones tecnológicas especializadas en Compliance. En 2017 completó esta oferta con la creación de CompliOfficer, una firma dedicada al Corporate Compliance, especializada en Prevención de Blanqueo de Capitales y Financiación del Terrorismo.

 

 

 

Artículo relacionado  

Avances tecnológicos en la prevención del blanqueo de capitales y financiación del terrorismo

 

 

La entrada El Compliance Officer: retos y perspectivas de futuro aparece primero en Diario Jurídico.

Fuente: Diario Jurídico