Este despacho, fundado en 2015 y situado en Pineda de Mar, desarrolla su experiencia profesional en el asesoramiento jurídico, así como en la gestión integral de empresas y particulares, siendo su especialidad, los divorcios en Pineda.

divorcio pineda

Los profesionales que integran la firma C&G Abogados, están dotados de una alta capacidad académica acrecentada gracias a procesos de constante formación, que les faculta a prestar a sus clientes un servicio completamente exhaustivo, directo y personalizado.

Su código ético se basa en el perfeccionamiento y la calidad, proporcionando así un valor añadido a sus clientes, lo que les diferencia en el mercado, aportando soluciones a medida relacionadas en temas delicados como puede ser un divorcio.

Con C&G Abogados, podrás tramitar entre otros asuntos, temas relacionados con el Derecho de Familia, separaciones o divorcios en Pineda de Mar, tanto para parejas de hecho, como para personas casadas por lo Civil o por la Iglesia.

Su equipo humano, te brindará la ayuda y el soporte que necesitas para tratar un tema tan delicado como lo es un divorcio o separación, ofreciéndote siempre, la mejor solución para ambas partes, y tratando en la medida de lo posible entrar en situaciones complicadas o de gastos innecesarios a la vez que defenderá tus intereses, considerando en muchos casos el litigio judicial como última solución.

Consecuencias económicas de un divorcio

Los divorcios generan un desembolso económico importante en muchos casos, por lo que en C&G Abogados nos tomamos muy enserio los aspectos que comprenden una separación y sobre todo en búsqueda de un beneficio para no solo la pareja, sino especialmente para aquellas que tienen hijos.

Conocemos el Derecho Matrimonial y de Familia a la perfección, y somos expertos en las cuestiones económicas que surgen cuando hay una crisis de pareja, sabiendo llevar o dar soluciones alternativas a una negociación o para cuando conviene emprender la vía litigiosa.

Divorcio de mutuo acuerdo

Quizás sea este el divorcio el que menos problema suele dar, no solo en el tema económico, sino en la relación entre las partes, ya que estas pueden acudir a un solo abogado matrimonialista, que hará las funciones de mediador, y se encargará de que el acuerdo sea el más justo posible para las dos partes, es decir la función del abogado será distinta a la habitual en que defiende a una de las partes contra la otra, en este caso su función es de mediador y por tanto defiende a las dos partes por igual, su misión es llegar a un acuerdo equilibrado y justo para los dos cónyuges atendiendo a las circunstancias personales, económicas, familiares y sociales de cada uno de ellos.

En la medida de lo posible se intentará alcanzar un acuerdo con las ayuda del abogado para la división del patrimonio común, el régimen de guarda y custodia de los hijos, eventuales pensiones de alimentos y pensiones compensatorias que deban abonarse y cuantos elementos sean necesarios para que la relación entre los dos cónyuges quede lo más claramente definida evitando así futuros conflictos o litigios frente a un juzgado.

Sin duda, esta modalidad de divorcio es la más recomendada, en primer lugar porque es más económico ya que se pueden compartir los gastos de abogado y procurador, también es una vía que suele ser más rápida, pero sobre todo es la forma que conlleva menos desgaste emocional para los cónyuges y menos sufrimiento para los hijos de éstos.

En caso de que los cónyuges no confíen por igual en un solo abogado, existe la posibilidad de que cada uno de ellos contrate a su propio abogado de divorcios, para que estos negocien y poder así llegar a un acuerdo, pudiendo tener ambos un solo Procurador o cada uno el suyo.

Divorcio contencioso

Esta es sin duda la opción menos deseable a la hora de tratar un divorcio, porque significa que los cónyuges no han podido llegar a un acuerdo amistoso, de modo que uno de ellos interpone una demanda que es contestada por la otra parte, dando lugar a un juicio, con intervención del ministerio fiscal si hay hijos menores de edad para vigilar que sus intereses quedan a salvo.

En este caso no es preciso que los cónyuges no estén de acuerdo en nada, sino que es posible que hayan acordado una parte, pero haya otra parte en la que no estén de acuerdo y necesiten que un tercero decida por ellos, es decir por ejemplo pueden estar de acuerdo en cómo dividir el patrimonio común, pero sin embargo no se pongan de acuerdo sobre el régimen de guardia y custodia de los hijos, algo que suele ser bastante frecuente. En ambos casos, el procedimiento finaliza con una sentencia judicial por la que se declara el divorcio y se establecen las medidas que regirán a partir de entonces las relaciones paterno filiales e inter conyugales.

La entrada C&G Abogados, especialistas en Derecho Matrimonial y Familiar en Pineda de Mar aparece primero en Diario Jurídico.

Fuente: Diario Jurídico